Reunión en Rosario con abogados de la 2da. Circunscripción

La diputada provincial Claudia Giaccone escuchó la preocupación de los profesionales del Derecho sobre el intento del oficialismo de apurar la aprobación del Proyecto de reforma del Código de Procedimientos Civil y Comercial.

“Las modificaciones propuestas tendrán inevitables consecuencias para el común de la gente, especialmente para la de escasos recursos y vulnerables”, dice la diputada. “Incluso en muchos casos, los cambios que se realizarían importan una verdadera denegación de justicia, violando ostensiblemente principios consagrados constitucionalmente, como el de igualdad ante la ley. En otros casos, los costos se encarecen tanto, que el acceso a la justicia quedará reservado solamente a los pudientes”.

“Observamos también con preocupación y asombro, la marcada tendencia a delegar atribuciones legislativas hacia la Corte Suprema de Justicia, violando de esta manera el principio republicano de división de poderes”, continúa Giaccone. “Por un lado relegando indecorosamente la tarea propia del legislador y por el otro, distorsionando la tarea específica del máximo tribunal provincial”.

“Se sumarían también muchos otros inconvenientes para los abogados en su trabajo diario. Por eso resulta inverosímil la pretensión  de aprobación de este proyecto entre gallos y medianoche, tal como quiere el oficialismo. Resulta inverosímil que la modificación casi completa de un código pueda hacerse a las apuradas, sin el debido debate y mucho menos, sin consenso”, expresa la legisladora.

“Si bien el argumento esgrimido para el apuro es dotar a la justicia de un instrumento que aporte más eficacia y celeridad, la realidad nos dice que la cuestión no pasa por deficiencias en la legislación sino por fallas en la gestión. Más allá de que en muchos aspectos es necesaria la reforma del actual código, debe ser fruto de un trabajo serio y consensuado, pero fundamentalmente hay que dotar a la justicia de mayores recursos materiales y humanos, mayor y mejor infraestructura para después sí encarar una reforma verdadera”, concluye la diputada Giaccone.